La época dorada de las máquinas recreativas

Salón recreativo

Las máquinas arcade vuelven a estar de moda

Seguramente recuerdas con claridad lo divertido e increíble que pasabas las tardes jugando en alguna de estas máquinas recreativas durante la visita a tu centro comercial preferido, o salones de juego.

Las máquinas recreativas de juegos o arcade son una referencia clásica de la época comprendida entre los años ’70 y ’80. Los juegos como Space Invaders, Pacman o Metal Slug fueron los principales protagonistas de las pantallas que se ubicaban en los centros de recreación.

En centros comerciales y lugares de juego era posible encontrar una máquina recreativa que te invitara a hacer uso de tus habilidades para conseguir entrar en el top de jugadores que se reflejaba al final de cada partida.

Y si no lo lograbas, fácilmente podías volver a intentarlo cuantas veces quisieras –aunque dependiendo, lógicamente, de la disponibilidad de fichas, monedas o crédito que tuvieras en ese momento-.

La mayoría de los muebles de arcade poseían ranuras que permitían la inserción de monedas o fichas con las que, después de introducidas, se iniciaba el juego. Otras de estas máquinas se activaban con tarjetas de crédito virtual, el cual se iba reduciendo a medida que se “compraban” más partidas.

En cada partida obtenías un set de vidas (con 3 o 5 oportunidades, según fuera el juego) con el cual podías avanzar hasta el final del nivel o completar las diferentes misiones que se te indicaban al principio.

Auténtica diversión, con dos jugadores mejor

Una de las mejores características de las máquinas recreativas es que el juego en realidad nunca terminaba, ya que siempre tenías la posibilidad de empezar de nuevo y utilizar nuevas estrategias, seguir nuevos caminos y lograr mejores puntajes o tiempos, por ejemplo.

Además, al iniciar una partida en una máquina arcade resultaba imposible detenerla por ninguna circunstancia, un aspecto que las puso en desventaja respecto a las posteriores consolas de juegos, ya que en ellas sí es posible pausar por una cantidad ilimitada de veces una misma partida.

Si bien los arcades marcaron una época muy especial en la vida de la mayoría de nosotros, estos fueron poco a poco perdiendo popularidad en el año 1985, tras el lanzamiento de las consolo portables de videojuegos.

Sin embargo, siempre hay quien los recuerde y desee que estas máquinas recreativas vuelvan al mercado. De hecho, en el año 2012, la película Wreck-it Ralph (Ralph el demoledor) hizo un homenaje a esta temporada y a los videojuegos que hicieron historia, como Super Mario y Pacman.

En la actualidad es muy difícil encontrar sitios en los que ofrezcan este tipo de servicios de arcades, ya que con el avance de la tecnología han hecho aparición una gran cantidad de juegos principalmente inmersivos, hechos con realidad virtual.

La realidad virtual se ha vuelto los protagonistas de los videojuegos, dejando a un lado los controles característicos de las máquinas recreativas, que permitían al jugador estar en contacto con el mundo exterior aún cuando su atención estaba centrada en la partida.

Fabrica tu propia arcade

Pensando en los amantes de los videojuegos clásicos, en Omniretro hemos buscado la manera de evocar la época dorada de las máquinas recreativas, con lo que podrás tener un arcade de tu juego favorito en casa.

En Omniretro somos especialistas en la fabricación de cajas de máquinas recreativas de diferentes tipos de bartop arcade (pequeña). Todas ellas con acabados de lujo y funcionalidad garantizada.

Te permitirán construir la tuya con el mejor acabado, tan solo te tendrás que preocupar de instalar sus componentes.

Su estructura de madera las hace sumamente resistentes y atractivas, sin mencionar el hecho de que es un producto totalmente personalizable según los gustos de su comprador.

Con nuestras cajas máquinas arcade no sólo podrás tener en casa las de diseños más populares de los años ’70 y ’80, sino que tendrás la posibilidad de diseñar y encargar una que refleje tu estilo y satisfaga tus necesidades como jugador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *